Desde hace un tiempo siento entre los estudiantes de Periodismo de la Facultad el interés creciente por explorar las posibilidades de la comunicación en la red. Van saliendo algunas tesis, realizan reportajes, varios se abren sus blogs, los mantienen actualizados, comentan y debaten probando sus argumentos y aprendiendo de los demás.
Unas amigas de 3er año de Periodismo (Lisset, Rosy y Maydelis) que preparan un reportaje sobre el asunto, me enviaron un cuestionario que tuve el placer de responder. Les pedí permiso para publicar el texto, que comparto aquí.
Imagino que su trabajo podremos verlo próximamente en Bloggerscuba.

::

Por: Lisset Argüelles, Rosy Amaro y Maydelis Gómez

1)    ¿Cómo los blogs, desde el punto de vista periodístico, muestran la realidad cubana?

Daniel Salas: Bueno, un par de cosas antes. Para hablar de “los blogs” en general  tendría que haber leído mucho mucho. Eso no está pasando, por cuestiones de tiempo. También me parece que pedirle a los blogs cosas “desde el punto de vista periodístico”, es equivocar un poco el tiro. Porque los blogs sencillamente no tienen que cumplir con las obligaciones estándar del periodismo, amen de que varios de los que hacemos blogs seamos periodistas e innegablemente llevemos mucho de esa practica a la bitácora. Lo otro es que hablar de la realidad cubana es una falacia. Hay muchas “realidades cubanas”, y los que la ponen, defienden y critican en singular, muchas veces solo están demostrando su sujeción a discursos políticos que considero muy gastados, discursos supuestamente de izquierda o derecha. No importa. Lo que pasa es que cuando estás contando en un tono de complicidad lo que te pasa por la cabeza, a un grupo de gente que puede que a la larga incluso vayas conociendo y que entre sí se van conociendo (aunque sea a través de nicks), la ilusión (que sí funciona mejor en un medio tradicional) de realidad cubana simplemente se desvanece. Es la realidad de fulano, que trata de hablar por sí mismo. Así es por lo menos como yo lo veo, con mi experiencia de un blog con pocas visitas. Siendo honestos con nosotros mismos, es elemental reconocer que no debe haber muchos blogueros en los fango-al-pecho de este país, y que el acceso a la tecnología, o la posibilidad de cogerla para esto es patrimonio de unos cuantos privilegiados, por mucho trabajo que pasen para conectarse…
La blogosfera producida en Cuba me parece que será fundamentalmente habanera, fundamentalmente de clase media, intelectual, profesional… Y Cuba no es eso. Esto no significa que los planteamientos de un sector determinado no sean compartidos por muchos, pero sin dudas la agenda de la blogosfera difiere de la agenda del “pueblo” en su sentido más general. Por poner un ejemplo, en la blogosfera parece muy importante tema de un acceso más amplio a internet, mientras para el trabajador más común, lo principal probablemente sean los bajísimos salarios.
Ahora, sin dudas, por muchas razones, los blogs son un espacio bastante desregulado, bastante alejado de la coacción y la censura oficial. A cada cual solo le queda cargar con su propia consciencia (que a veces puede denominarse autocensura). Creo que nos damos cuenta que las instancias de orientación ideológica lo ven como una amenaza, y ante ella deben adaptarse, reaccionar. Muchos esperamos que sea una reacción inteligente, de “avances”, hacia una en esfera pública más honesta, revolucionaria de verdad y democrática…
Te tengo que decir que a pesar de los pesares (de todo eso que ponía arriba) la blogosfera de este país tiene la potencialidad de proponer una representación de la realidad cubana mucho más cercana al sentir de la gente que la que muestran otros medios. Pero eso puede suceder también en una conversación de parada de guagua, donde la gente se expresa con mayor libertad. Para lograr un salto me parece que haría falta que en la blogosfera se promueva un intercambio más dinámico de información, no solo de opiniones. Sin ese elemento todo lo que puede hacerse es sumar anécdotas, hacer un poco de catarsis o pasarla bien… pero no elaborar propuestas sobre aspectos concretos.
Al escribir todo esto me refiero sobre todo a los blogs no declaradamente contrarrevolucionarios. Aunque pueda leerlos de vez en cuando, y aun reconocer mucha verdad en cosas que publiquen, les tengo “apagada la planta”. No me interesa la gente que quiere tumbar el gobierno, yo quiero que funcione el socialismo.

2)    ¿Qué géneros periodísticos son más usuales en sus blogs? ¿Por qué?
DS: Los de opinión, sobre todo el comentario y la crónica. La noticia la cojo de otros lugares. ¿Por qué? Son los que se prestan para expresar tu voz, tu estado emocional, tu perspectiva individual. Tienen varias ventajas: tienden a ser más sintéticos que el reportaje, por ejemplo. Salvo casos excepcionales, uno no realiza demasiada  investigación periodística para el blog, porque no estás cobrando por ese trabajo. Te apoyas e inspiras en lo que te ocurre. Es una labor “por amor al arte” y no puedes dedicarle más tiempo que el libre. Por otra parte, en “cantidad” de información difícilmente podamos competir con los medios tradicionales, que tienen todo un sistema de fuentes. Al bloguero le toca dar su opinión.

3)    ¿Utilizan fuentes para elaborar sus noticias? ¿De qué tipo?
DS: Potencialmente, las mismas que se usarían para un periodismo más tradicional. Otros medios de prensa, otros blogs, tu experiencia, digamos, “viva”, datos más fríos de estadísticas, y tal, libros, cualquier cosa. Menos asistir a una conferencia de prensa y salir corriendo para hacer la noticia… Sobre todo se usa lo disponible en internet. Porque lo puedes referenciar y compartir más fácilmente. Además, te sientas en la PC y todo lo tienes cerca. La diferencia esencial no creo que esté en el tipo de fuentes (salvo la primacía de lo que está disponible en la red), sino en el uso menos sistemático que le das. En una redacción periodística te obligas supuestamente a contrastar, privilegiar a la autorizada, y otras prácticas normales del oficio periodístico. En un blog, todo eso se relativiza, porque lo que estás haciendo no es exactamente periodismo, sino algo más o menos cercano, pero diferente.

4)    ¿Cómo logran que el número de visita en sus blogs sea mayor que el de los medios nacionales digitales?
DS: Yo no lo logro, estoy seguro. Un muy buen día tengo 90-100 visitas y 5 comentarios… la mejor forma de conectar con lectores es hacer un uso amplio de las otras herramientas de la red, colarse en redes sociales, twittear tu trabajo, anunciarte en facebook, visitar y comentar en otros blogs y enlazar al tuyo, trabajar muy bien las tags, etc., montarte arriba de coberturas que estén en el centro de la opinión pública para que, mediante los buscadores, te encuentren tratando esos temas. Con suerte, una parte de los usuarios que pasen por tu página, aunque sea de casualidad, se quedan y regresan.  Proponerte completar lo que otros medios tradicionales (por lo menos en nuestro país) muchas veces todavía no hacen. Proponer otros recursos disponibles en internet sobre el tema en cuestión.  Todo eso para mantenernos en una cuerda seria. Porque probablemente poner chistes o despotricar de todo a la ligera sea la mejor manera de ganar muchas visitas.

5)    ¿Qué los media a ustedes a la hora de publicar en sus blogs?
DS:
Personalmente, lo que más me preocupa es dar un mal ejemplo a los estudiantes. Por otra parte, en el plano político (a dónde inevitablemente deriva toda discusión sobre Cuba), no hacer daño a las ideas que comparto, que ya bastante desacreditadas están por cuenta de los avatares de la historia cubana y global. Trato de no perder la brújula. “Acabar” con lo que haya que acabar, pero solo con eso. No con todo. Tengo en cuenta, también, que aunque los blogs hasta ahora hayan sido un espacio de tolerancia por parte del Estado, se viven hoy días (serán años) muy complicados en Cuba, donde la hegemonía tendrá que necesariamente sufrir un reajuste. Y en lo que el palo va y viene, ese reajuste cobra víctimas, algunas ilustres, y otras menores. Nunca me entusiasmó el rol de víctima, y mucho menos el de víctima de calderilla, pero tengo que poner la cabeza en la cama y sentir que sigo principios. Así que necesariamente, en este asunto, hay que buscarse algunos líos…

6)    ¿Tienen alguna agenda?
DS: La mía es cultural y política. Más bien, tratar de darle un tratamiento cultural a cualquier cosa. Quería escribir sobre eso tan impreciso que llaman “vida cotidiana”, pero casi no lo he podido hacer (por tiempo…). Trato de asistir y referirme a los acontecimientos de algo así como la cultura revolucionario alternativa. Decir qué se siente al ser un chamaco de veintipico en La Habana de hoy. El mismo nombre de mi página trata de definir la paradoja que me interesa: lo último, lo snob, la moda, la jodedera, lo pasajero y hasta frívolo; la hora de la verdad, “tu chace de decidir el juego”…

7)    ¿Cómo definen esa comunidad que a nivel de blogs se ha creado en Cuba?
DS: Hay varias comunidades. La que más conozco  (BC) es heterogénea. Me parece que intentamos mantenemos un punto de vista independiente, (por lo menos en mi caso) revolucionario, deslindado de las reacción ortodoxa de ambas partes del conflicto político cubano. Hablo de lo político porque es alrededor de donde se establece conflicto. Somos gente que nos hemos ido conociendo, haciendo amistad, quizás (en mi caso) no tanto como quisiéramos. De pronto nos damos cuenta de que compartimos puntos de vista y de forma espontánea nos vamos apoyando, podemos establecer un diálogo entre nosotros y nos interesa potenciarlo a una escala mayor. Por eso yo me uní a BC, para buscar una plataforma de cooperación y visibilidad.

8)    ¿Qué distingue a los blogueros cubanos del resto del mundo?
DS: Que demasiada gente y demasiados poderes están mirándonos. Que todo lo que hagamos puede ser usado en nuestra contra.

9)    ¿Argumenten cuáles son las principales dificultades o limitaciones de los blogueros cubanos?
DS: Hay limitaciones tecnológicas que nos afectan al igual que a cualquier usuario de Internet en Cuba. De esas no voy a hablar, porque da vergüenza estarse quejando por la lentitud o la imposibilidad de subir o bajar un video cuando hay tanta gente sin posibilidad de enviar un correo electrónico.
Fuera de esas, como bloguero, no he confrontado limitaciones. Dificultades, las previsibles. Resulta interesante y complicado ver como a partir de un mismo texto alguien te dice que eres un gusano y que terminarás en el Nuevo Herald, y otro te acusa no hablar claro y encubrir el fracaso de la Revolución. La gente está en un estado catártico y con cualquier cosita “se vuela”. Otra dificultad radica en que muchos de los más asiduos comentaristas en los blogs de BC (por lo menos) son cubanos emigrados, muchos mantienen un discurso en algunas ocasiones francamente polarizado en extremo. Otros criterios necesarios para el balance a veces no son reflejados, no porque no existan, sino porque uno no tiene todo el tiempo del mundo para responder. Y la discusión se inclina a un solo lado de manera injusta. La solución para esto no es salir de ahí, como si fuera retirarse de un espacio donde la pelea está desproporcionada. La solución está en una blogosfera cubana cada vez más amplia, más democratizada, en la que puedan participar cada vez más cubanos de la Isla que sin temor a expresarse.

10)    Los jóvenes tienen en los blogs primacía ¿A qué se debe? ¿Es este el espacio que han encontrado para sentirse identificados?
DS: Sin dudas a los jóvenes les es más fácil hacer uso de las herramientas nuevas. Entienden mejor internet, en sentido general están menos prejuiciados, poseen una capacidad de diálogo mayor que sus padres y abuelos. Además, creen que “sí se puede”. Lo que sea. Eso es sensación universal en la juventud.
Es el espacio de su época. No creo que se vayan a los blogs solo porque no encuentran espacio en otros medios. Aunque eso sea verdad evidente para muchos casos, el mundo tecnológico de la red es el escenario de la era que vivimos, y los jóvenes también tienen la imprescindible pasión de estar al día. Creo que todo este fenómeno es muy saludable. He visto jovencitos probar la madurez de sus argumentos en escaramuzas electrónicas muy interesantes. ¿Qué hay más gratificante que probar la fuerza del propio cerebro?

Anuncios