José Bedia. Es inmenso, de igual a igual con Lam y Raúl Martínez.

José Bedia. Es inmenso, de igual a igual con Wifredo Lam y Raúl Martínez, en el 3er piso de Bellas Artes.

No he tenido tiempo de procesar demasiado lo visto hasta ahora, ni he recopilado sistemáticamente la información para reportarlo decentemente. Pero para los que están lejos, y que seguro quisieran darse un saltico hasta la Cabaña, voy a postear algunas de las fotos que he ido tomando allí, en el Museo Nacional de Bellas Artes, el Centro Wifredo Lam, el Taller Experimental de la Gráfica y Galería Habana.

La documentación de un performance muy sugerente. Con el artista caminando en "cámara lenta" en medio de un primero de mayo, creo...

La documentación de un performance muy sugerente, el primer día de Estado de Excepción. Con el artista caminando en "cámara lenta" en medio de un primero de mayo, creo...

No estuve en el Centro Wifredo Lam para el ya célebre performance interactivode Tania Bruguera (véalo en YouTube). La idea me parece magnífica, al igual que muchas de las obras que se han expuesto en Galería Habana, donde ha estado ubicado el trabajo de la cátedra que organiza: “Arte de Conducta”. Incluso compré algún souvenir de la cátedra (que por cierto, no estaba barato como hubiera querido… un sellito de pasador a 1 CUC) y conocí personalmente a Tania.

Cuando ya me estaba alegrando de que no mordieran el anzuelo al realizar una declaración oficial sobre cómo Yoani aprovechó la tribuna para exponer sus ideas, hoy mis esperanzas se rompieron. Pero no es para tanto. La Bienal ha sido un espacio sumamente laxo de libertad de expresión. Y las obras de la cátedra “Arte de Conducta” han sido uno de los mejores ejemplos de ello. Y no solo ese performance en el Lam, sino todos los días previos y siguientes en la galería de la calle Línea.

Por mi parte, me alegré muchísimo de encontrar, después de horas en galerías y espacios expositivos, que simplemente no había censura, o por lo menos yo no logro imaginar qué tipo de obras pudieron haber sido censuradas. Hoy me parece que no me equivoqué. Tampoco a Yoani se le censuró en el espacio de la Bienal, a pesar de que todos imaginarán que estaba vigilada. No había agentes de seguridad detrás de las cortinas para llevársela. No pasó nada. Estaba allí y habló con su paloma blanca. Nadie la mandó a callar, ni apareció una brigada de respuesta rápida a tirarle huevos.

Una máquina de peluches con diferentes versiones de Fidel. ¿Censura?

Una máquina de peluches con diferentes versiones de Fidel. ¿Censura?

Alguien protesta porque el comunicado del Comité Organizador de la Bienal afirma que los medios deben ser exclusivos para el pueblo revolucionario. Y en teoría, muchos estamos de acuerdo.  Pero, ¿qué es lo revolucionario? ¿Quién lo define? Es una discusión que ya hemos tenido en Último Swing (Y los tiros llegaron a La Habana). Es un dilema tan viejo, que cansa. Desde “Palabras a los intelectuales” estamos en eso…

Conozco a alguien absolutamente revolucionaria, comunista hasta el ADN, que escribió una carta a Granma (para la sección de los viernes), que estoy seguro que nunca le publicarán. Cuando se convenza de ello, la cuelgo aquí. Exigía la disolución del Instituto de la Vivienda y la abrogación de tantas leyes relacionadas que permiten un ultraje sistemático a la ciudadanía y uno de los más notables nichos de corrupción del país. Cuando la carta de esa mujer se publique en Granma, yo diré que apruebo sin reservas que los medios son para los revolucionarios. Mientras tanto, sigo en mi performance. El Último Swing (un título que, a propósito, se me ocurrió después de observar una fotografía de un artista que pasó por “Arte de Conducta”: Leandro Bonachea) es mi tribunita. Yo encontré la mía, pero la mayor parte de los muchos revolucionarios que no caben en los medios, siguen por ahí.

Las kafkianas cucarachas de Fabelo, que trepan por la fachada de Bellas Artes. Esta se cayó. Selección natural en el sálvese quien pueda...

Las kafkianas cucarachas de Fabelo, que trepan por la fachada de Bellas Artes. Esta se cayó. Selección natural en el sálvese quien pueda...

Garaicoa trae sus carteles urbanos transgresores (izq) y Esterio Segura una ironía rara. Pinocho se enfrenta a la guerra, y la detiene con un leve toque de su nariz. (der.)

Garaicoa trae sus carteles urbanos transgresores (izq.) y Esterio Segura una ironía rara. Pinocho se enfrenta a la guerra, y la detiene con un leve toque de su nariz. (der.)

Una graciosa sociología del gallinero (izq.), indian superwoman (centro) y una instalación didáctica sobre el precio de los inmuebles (der). En la extensa muestra de La Cabaña.

Una graciosa sociología del gallinero (izq.), indian superwoman (centro) y una instalación didáctica sobre el precio de los inmuebles (der.), en la extensa muestra de La Cabaña.

Anuncios